Post

The Aggrolites. Recuperando la agresividad del reggae

Posted on 30 Enero, 2012 in Entrevistas by ACR Crew

Los californianos defienden en la actualidad una de las propuestas más transgresoras de cuantas están presentes en la música jamaicana revival, en el sentido de que aderezan su repertorio de temas de reggae primigenio –una parte de ellos versiones de clásicos del género como John Holt, Shark Wilson & The Basement Heaters, Symarip o Marcia Griffiths- con una considerable carga de contundencia escénica y agresividad en la forma de tocar instrumentos tales como el órgano o las guitarras. Ellos lo definen como “dirty reggae”, un término tan deudor de formaciones de innegable virtuosismo (Hepcat, The Slackers), como de la prolija escena hardcore-punk americana. El resultado es un sonido tan autóctono y genuino que no deja a nadie indiferente. ¡¡Make it reggae!!

Se dice que vuestra banda fue formada como una combinación de The Vessels y The Rhythm Doctors para un proyecto concreto como banda de apoyo al vocalista jamaicano Derrick Morgan, para quien se supone debíais editar un álbum que finalmente nunca ha sido editado. ¿Por qué no ha aparecido? ¿Podrías recordar cómo fue la experiencia de trabajo con él? ¿Qué lección/es aprendisteis de Derrick?

Es una historia bastante simpática, porque reuní una banda para hacer de soporte de Derrick Morgan en Los Ángeles cuando aparecimos y a él le encantaba la banda. Eran, en general, gente de Hepcat, mi antigua banda The Rhythm Doctors… él no podía creerse lo buena que era la banda. Aproximadamente tres meses más tarde Derrick Morgan me llamó por teléfono y me dije “¡Oh dios! ¡Es Derrick Morgan al teléfono y me está llamando a mí!”. Me comentó “me encanta la banda. Voy a ir a Inglaterra para grabar un nuevo álbum aprovechando una gira. ¿Puedes escribir y grabar un álbum para mí?”. Le dije “Por supuesto. Sí”. Así que llamé a los mejores músicos en Los Ángeles, gente de See Spot, de Hepcat, de la antigua banda The Rhythm Doctors, Roger –nuestro organista- que tocaba en The Vessels y grabamos un álbum entero para él en la línea de Derrick Morgan: ska, rocksteady, reggae. Lo terminamos y pensamos “vamos a traer a Derrick para que registre las voces”, pero no le dio tiempo. Así que vino para una actuación y le comenté “¡Ey Derrick, tengo el cd con las canciones!” y me dijo “es genial, yo también tengo un cd para ti”. Y yo pensé “¿Un cd para nosotros? Si ya hemos terminado el álbum”. Él terció “si bueno, quizá podamos usar una o un par de ellas. Quiero que regrabéis estas canciones”. Le espeté “¿Estas canciones?” y me dijo “sí, unas maquetas que hice” y eran todos clásicos suyos. Quería que regrabáramos sus viejos temas y pensé “yo no quiero grabar Housewife Choice de nuevo. Ya ha sido hecha, es un clásico y estaba bien la primera vez. ¿Por qué tenemos que rehacer Fatman y estos clásicos?”. Para ser honesto, me enfadé puesto que me había dejado bastante dinero grabándolo, nos llevó mucho tiempo hacerlo, había probablemente treinta músicos distintos, seis o siete compositores y un montón de tiempo y esfuerzo de mi bolsillo. Aunque lo hice por amor y no esperaba que nadie me lo devolviera, pero… Ese es el motivo por el que nunca fue editado.

También fuisteis la banda para el proyecto en solitario de Tim Amstrong, grabando para él el álbum “A Poet´s Life”, que también se vio reflejado en un DVD. ¿Cómo llegasteis a conocer al vocalista principal de Rancid y en qué circunstancias os propuso la grabación? ¿Girasteis finalmente como su banda de apoyo?

Otra historia curiosa. Nuestra antigua banda The Rhythm Doctors abrió para The Slackers en Los Ángeles en una ocasión cuando comenzábamos, allá por 1998, creo. Tim vino al concierto a ver a The Slackers, que acababan de firmar para Hellcat y nos vio a nosotros, de los que nunca había escuchado nada. Estaba allí y nos vio. Le comentó al chico que llevaba Hellcat para él, “quiero firmar a estos tipos, The Rhythm Doctors, quiero a esta banda”, pero había contratado a un montón de bandas en aquel tiempo, así que no pudieron firmarnos. Pero mantuve el contacto con Hellcat, ya que nunca sabes qué va a ocurrir en el futuro. Así que cuando comenzamos con The Aggrolites, siempre tuve en mente a Hellcat. De tal modo que cuando terminamos nuestro primer álbum “Dirty Reggae”, giramos, me acerqué a Hellcat con el primer cd y les dije “aquí está nuestro álbum, hemos estado girando y queremos hacer un nuevo álbum con Hellcat”. Le di la copia a Tim para ver qué pensaba. Tim me devolvió la llamada inmediatamente, le encantaba y quería hacerlo. Así que volvimos al estudio para grabar el álbum homónimo. Tim se encontró a nuestro bajista comiendo en algún lado -vivimos bastante cerca de él- y nuestro bajista le preguntó “¿qué estás haciendo últimamente? ¿Alguna novedad?” y él dijo “Bueno, he estado escribiendo canciones para gente… de hecho, tengo unos cuantos temas de reggae y he pensado en Rancid para grabar una maqueta”. Lo que él hace es componer canciones que vende a otras bandas. Su principal trabajo es como compositor. El bajista le espetó “bueno, The Aggrolites están disponibles, ¿por qué no lo hacemos nosotros?” y Tim le respondió “bueno, lo voy a hacer con Rancid”. Al día siguiente, recibí una llamada del chico de Tim comentándome “Tim quiere que vosotros grabéis las demos de estos dos temas”. “Magnífico, genial”. Contrató dos jornadas en el estudio y entramos y grabamos los dos temas en aproximadamente 45 minutos -porque somos realmente rápidos en el estudio- y disponíamos de dos días de estudio, así que le dijimos “Tim, ¿qué más tienes?”. Tim dijo “bueno, tengo este tema que escribí para Rancid”. Pensé “de acuerdo, grabémoslo”. Cuando lo acabamos, le preguntamos “¿qué más tienes?”. “Bueno, tengo esta otra, no está terminada…”. “Bueno, enséñanosla”. Así que terminamos grabando un álbum entero de material que merecía la pena. Se supone que debía ser una maqueta y grabamos un álbum completo. Él se lo dio a escuchar a la gente de Epitaph y les gustó tanto que le comentaron “Tim, debes editarlo”. Él les espetó “bueno, se suponía que debía ser una demo”. “No, edítalo” y lo publicó gratuitamente en Internet. Fue una oportunidad muy importante para nosotros.

Desde prácticamente vuestros comienzos, la banda ha grabado para el conocido sello de punk/ska Hellcat, siendo quizá la única banda del estilo en dicho sello. Como consecuencia, se os ha programado en festivales en los que una mayor parte de las bandas que integraban el cartel pertenecían a la escena punk o hardcore. ¿Os sentís los embajadores del reggae en la escena punk, reivindicando figuras legendarias como John Holt o Prince Buster?

Desde que comenzó la banda, era nuestro objetivo. Lo más sencillo es tocar para los seguidores del ska o del reggae. Es fácil, todo el mundo puede hacerlo. Queríamos hacérselo llegar al mundo, porque siempre creímos que el reggae es para todo el mundo. Es una música magnífica, le puede gustar a cualquiera. Nuestra meta era tocar con bandas tan diferentes como nos fuera posible. Tocar con cualquiera. Hemos tocado en actuaciones de rap, punk, hardcore, psychobilly… con cualquiera. Cualquier tipo de actuación para cualquier audiencia e intentar traerles la verdadera música. No todo el mundo está de acuerdo con eso. Alguna gente piensa: “Oh! quiero manteneros en nuestra escena”, como los seguidores del ska, pero nosotros queremos acercársela a todo el mundo.

Recuerdo bien vuestra primera visita a Gruta 77: todo el mundo quedó bastante impactado tras una actuación tan contundente, ya que probablemente esperábamos el estereotipo de banda de ska elegante y nos encontramos con una propuesta totalmente transgresora. ¿Cuál ha sido la reacción en otros países cuando vieron a la banda tocando música jamaicana con una actitud punk/hardcore? ¿Es esta vuestra contribución al legado musical?

Cuando la banda comenzó, estábamos todos bastante en desacuerdo con la manera en que un montón de bandas actuaban en directo. Un montón de bandas de Los Ángeles son realmente buenas, pero aburridas de ver en cierta medida. Lo que significaba mucho para mí era ver a The Specials. Amo el hardcore de la vieja escuela. Estas bandas aparecen en escena y hacen que el público se implique en la actuación. Es lo grande. Así que incorporar eso a nuestro espectáculo de directo es algo que nadie había visto antes. Es genial. Recuperar ese “aggro” de nuevo para el reggae. Nadie ha visto eso antes.

La aparición de tantas bandas que imitan el sonido del que fuisteis pioneros, bautizado por vosotros mismos como “dirty reggae”, es síntoma de un trabajo bien hecho, un mérito por el que os felicito. ¿Cómo os sentís hacia ellas? ¿Les aconsejarías que crearan su sonido distintivo en lugar de copiaros?

Sí, definitivamente. Hay tantas bandas que copian a The Slackers también. Una cosa que siempre me gustó de The Slackers es que tenían su propio sonido. No sonaban como otros. Son ellos: The Slackers. Siempre ha habido bandas que suenan como ellos. Eso es lo que nosotros queríamos: tener nuestra propia historia. Sí, sería precioso que estas bandas pensasen sobre ello un poquito más e hicieran su propia historia.

Tras reemplazar a J Bonner por el bajista de Hepcat, Dave Fuentes, en Agosto de 2007, éste falleció apenas un mes más tarde. ¿Cómo reaccionó la banda ante esa lamentable pérdida? ¿Qué significaba Hepcat para vosotros y en qué sentido puede percibirse su influencia en el sonido de The Aggrolites?

En gran medida. Hepcat es nuestra banda favorita y todos crecimos con esta banda. En nuestra opinión son la mejor banda de ska del planeta. Los hemos vistos un millón de veces en nuestra casa y Dave Fuentes es una de las mejores personas que podrías conocer. Aparte de Lloyd Brevett de The Skatalites, Dave Fuentes es, en nuestra opinión, el mejor bajista de ska y uno de los mejores de reggae en el planeta Tierra. Era un fenómeno y qué tipo tan genial. Cuando J se marchó, fue bastante duro para nosotros ya que teníamos seis meses de gira programados y J nos dejó al segundo día. Estábamos jodidos. Al principio llamamos a Jeff, quien toca ahora con nosotros, pero estaba actuando con su banda, Tiger Army, y no podía incorporarse inmediatamente, así que llamamos a Dave. Dave tenía mujer, hijos, un trabajo a jornada completa y le dijimos “Dave, es la única manera de sacarlo adelante” y Dave nos respondió “¿Sabéis qué? Lo haré”. No podíamos pagarle en aquel tiempo y aún así nos dijo “voy a hacerlo por vosotros, chicos”. ¡Qué grande! No puedo explicarte lo aquello que significó para nosotros. ¡El jodido Dave Fuentes! Fue asombroso. Cuando nos avisaron -de su fallecimiento- estábamos girando por Europa y recibimos la llamada de nuestro manager al filo de medianoche, vino y nos espetó “chicos, he de hablar con vosotros. He recibido una llamada de casa…y Dave ha fallecido”. Estábamos asolados. Fue muy duro y lo sigue siendo. Era un tipo tan grande…

A pesar de que vuestro sonido se ha ido consolidando con el paso del tiempo, siento que vuestro álbum “IV” se encuentra más próximo a la emergente escena de funk-soul americana, con elementos como Sharon Jones & The Dap Kings, The Budos Band, Antibalas o Sugarman 3. ¿Se trata de una decisión premeditada tras escuchar más recientemente estos estilos o necesitabais algo nuevo de cara al álbum con la finalidad de sorprender nuevamente a vuestro público?

No pensamos realmente en ello. Lo que hace distinto a este álbum es que todos escribieron canciones por su cuenta y las trajeron al grupo a posteriori, cuando habitualmente improvisamos nuestra música en el local. Así que nos juntamos, cada uno se enchufa, comenzamos a improvisar y lo grabamos. Fue una lluvia de ideas. Y este álbum es ligeramente distinto, porque cada uno fue por su lado y escribió temas.

En vuestra página de myspace reconocéis que la música que creáis es espontánea y que no os obsesionáis con obtener una melodía pegadilla para atraer a audiencias masivas. Me pregunto cuál es el proceso de creación de un nuevo tema de The Aggrolites. ¿Podrías explicarnos cómo se desarrolla desde el principio hasta que la canción es definitivamente grabada en un álbum? ¿De dónde obtenéis la inspiración?

Depende. En el primer álbum llegamos al estudio y no teníamos las canciones. Todos los micrófonos estaban colocados, nos pusimos los auriculares y nos enchufamos. “¿Cuál es el tempo?”. “Dale, dale”. Improvisamos. “De acuerdo, grábalo”. “Tienes una única toma. Si te pierdes, nos lo quedaremos, saldrá en el álbum”. Todo el mundo escuchaba a los otros porque no sabían qué hacer. Hay una cierta energía porque todo el mundo está nervioso y escuchando al otro puesto que nadie quiere cometer un fallo. Algunos temas la gente los compone por su cuenta. Jesse -vocalista y guitarrista- y Roger -teclista- son generalmente los compositores. Escriben canciones en solitario y las traen a la banda. Otras veces componemos los ritmos y si alguien tiene una idea para la melodía y la letra, las escribimos a posteriori. Depende. No es algo así como “tenemos que componer un éxito de pop”. Sale como sale.

Si os brindaran la oportunidad de trabajar con cualquier productor jamaicano en el periodo y estudio que eligieras siendo los músicos de estudio para un cantante para el que todavía no hayáis trabajado -hasta la fecha han hecho de banda de soporte para artistas del calibre de Joseph Hill de Culture, Prince Buster, Scotty o Phyllis Dillon, entre otros-, ¿con cuál de ellos te quedarías para registrar un álbum completo?

Si pudiera trasladarme atrás en el tiempo, quizá Bunny Lee en Dynamic Studios con uno de mis vocalistas favoritos, Leo Graham, que cantaba reggae con The Bleechers -Nota de edición: terceto vocal jamaicano conformado por Leo Graham, Wesley Martin y Sammy que registró varios temas en single como “Come into my parlour”, “Ram you hard” o “Check him out”, pero nunca llegó a grabar o editar un álbum completo-. Me encanta su voz. Nunca fue muy famoso, pero es uno de esos cantantes clásicos.

Conozco el proyecto de versiones en solitario del teclista Roger Rivas, pero desconozco si los restantes miembros de la banda estáis actualmente inmersos en cualquier otro proyecto en paralelo. ¿Podrías contarnos sobre estos proyectos o algún plan futuro en esta línea?

Hemos estado tan ocupados haciendo esto… Jesse -vocalista y guitarrista- y Jeff -bajista- han estado haciendo sets acústicos de soul en pubs locales en el entorno de Los Ángeles y el resto hemos estado en casa tratando de mantenernos ocupados. Se vuelve aburrido tras giras y giras… cuando regresas a casa tras varios meses, necesitas descansar.

En nuestro país es bastante complicado mantenerse como músico de reggae o ska puesto que no existe un circuito de locales para que una banda actúe con regularidad o grandes sellos donde grabar con frecuencia. ¿Es posible para un americano vivir únicamente tocando la música que siente?

Nosotros lo hacemos. Lo que me resulta curioso es que se trata de la música menos popular en el planeta Tierra. Este estilo en concreto no es pop. En Estados Unidos la gente lo desconoce, incluso los seguidores del reggae. Nosotros nos ganamos la vida con ello. Si te atreves y conoces la música, puedes lograrlo.

Publicada originalmente en Enlace Funk Nº35 (www.enlacefunk.com)

 

Comments Closed

2 Comments for this entry

Pingback: Reggae.es » The Abyssinians “La vida es más importante que el dinero”

Yolanda
7 Octubre, 2015
03:33

No se de donde sacara su informacion pero es excelente!, gracias por la genial informacion, la necesitaba.