Post

Tiken Jah Fakoly: “Si he de morir por Africa, estoy preparado”

Posted on 5 Diciembre, 2012 in Entrevistas by ACR Crew

Si algo me fascina del reggae africano, es que el mensaje que pretende transmitir es tan visceral que llega al oyente sin necesidad de ampararse en las recurrentes alegorías espirituales de los jamaicanos. Estiletes como Alpha Blondy, Lucky Dube (DEP) o el propio Tiken no se refieren con machacona insistencia a Haile Selassie o buscan redención en Jah como sus análogos, sino que hablan sobre el panafricanismo, sobre despertar conciencias, sobre cómo armar a los africanos mediante la educación.

Se consideran guerreros que batallan por liberar a su pueblo, el africano, del yugo explotador que los gobiernos occidentales y las compañías multinacionales ejercen con mano férrea a través de testaferros dictadores, dejando tras de sí ríos de sangre, latrocinio de recursos naturales, bolsas de miseria y contaminación en dosis abundantes y desunión entre pueblos otrora hermanos.

Tiken, descendiente de una familia de griots de ascendencia mandinga, se sabe en el sendero correcto en la lucha por la consecución de un ideal hermoso: que África sea dueña de su destino y no víctima de las decisiones que otros tomen por ella, al precio incluso de arriesgar su vida. Una apuesta que merece todo nuestro reconocimiento y respeto.

Tus antepasados pertenecieron al pacífico pueblo Mandingue (Malinké-Bambara), de donde proviene tu nombre artístico Tiken, que significa “agitado”. ¿Qué podrías explicarnos acerca de la historia de este pueblo y qué lecciones útiles podemos obtener de la misma?

Antes de que comenzara la esclavitud, en el Oeste de África teníamos a un emperador realmente grande, cuyo nombre era Sundjata Keïta y la denominación de su imperio era imperio mandinga. Era un gran imperio que comprendía lo que es hoy Senegal, Mali, Costa de Marfil, Burkina Faso, Gambia y Guinea Bissau. Todos estos territorios estaban bajo el imperio mandinga y nuestro emperador era Sundjata Keïta. Y mi antepasado cuyo nombre es Fakoly, era general en su ejército. Cuando vino la colonización, compartían el territorio y posteriormente un territorio se convirtió en Mali, otro en Costa de Marfil…así que nos dividieron. Quiero contarte que era un gran emperador, que era muy fuerte. Pienso que la esclavitud y la colonización nos dividieron. En la actualidad puedes ver a Costa de Marfil y Burkina Faso combatiendo entre sí a veces, pero son la misma nación y la misma gente. Y eso es lo que puedo contarte sobre esta gente.

Se ha dicho que se trataba de un pueblo bastante pacífico.

Sí, los mandingo eran bastante pacíficos. Nuestra sociedad estaba muy organizada: cada uno conocía su lugar y todo estaba bien antes de la colonización.

¿Patriarcal o matriarcal?

Era patriarcal. Pienso que todo estaba bien y la esclavitud vino y dinamitó esta organización y esta sociedad y en la actualidad en África estamos peleando.

Has sido criado en una familia de griots o djélis, responsables de transmitir la historia y herencia africana de una generación a la siguiente por vía oral. ¿Consideras que tu música es una forma de perpetuar dicha tradición familiar empleando la música como canal de expresión? ¿Cuál fue la reacción de tu familia cuando escucharon tus primeras composiciones?

Mi familia no es griot en origen. Se volvieron griots por circunstancias o situaciones concretas. No te explicaré eso porque es extenso.

Disponemos de tiempo suficiente.

Si dispones de tiempo, te contaré. Teníamos un gran guerrero cuyo nombre era Samory Touré. Cuando Samory Touré vino a mi aldea, quiso llevarse a toda la población a la guerra, llevarse a todos con él. El nombre de la mujer de mi abuelo, Massona, era el mismo que el de la madre del gran guerrero. Y cuando se marchaba con toda la población, dijo “bueno, me marcho con todos, pero me gustaría que una familia se quedara y cuidara de la aldea. Esta familia debe ser la de la mujer cuyo nombre sea el mismo que el de mi madre”. Así fue como mi familia se quedó en la aldea. Y cuando la población se estaba marchando con el gran guerrero, vinieron para entregarnos a los animales (búfalos, cabras, pollos) y nos dijeron: “tenéis que cuidar de ellos y cuando volvamos, nos lo llevamos”. Mi abuelo quiso guardar todo aquello que le entregaron antes de marcharse. Y consiguió que en su familia alguna gente tocara la percusión, otros cantaran, otros bailaran para avisar de que se llevaran a los animales que le habían entregado. Así es como los griots entraron en mi familia. En la actualidad, puedo afirmar que soy griot y trató de seguir el camino de mis antepasados a través de la música. Si canto en la actualidad, las generaciones futuras escucharán mi mensaje. Cuando mi familia escuchó mi música por primera vez, no les gustó y me dijeron “no, no cantes, porque si cantas tomarás alcohol, si cantas fumarás ganja”. Y les dije “de acuerdo, no lo haré”, pero lo hacía y se lo ocultaba. En la actualidad todo el mundo está orgulloso de mí en mi familia, todo el mundo está contento, porque no he hecho lo que pensaban que haría: no he bebido alcohol… Así que puedo decir que hoy trato de hacer el verdadero trabajo de los griots, porque la única guía para los verdaderos griots en tiempos de nuestros antepasados era contar la verdad al rey, no hagas esto porque estés indeciso… Éste era el verdadero rol de los griots en tiempos de nuestros ancestros. Así que puedo afirmar que hago lo mismo con mi música, porque en mi mensaje algunas veces hablo a los presidentes de África, diciéndoles que no hagan eso, hablando sobre corrupción, sobre cómo ejercer el poder, etc.

Tu música ha servido en múltiples ocasiones para denunciar el neocolonialismo y la depredación que Francia ejerce sobre los recursos naturales de la Françafrique. ¿Crees posible que algún día el pueblo africano se rebele y termine detentando el control de sus propios recursos sin intromisiones externas? ¿Qué hace falta para que esto ocurra?

Pienso que necesitamos tiempo. Tiempo y dedicación. Necesitamos despertar y comprender eso, porque África es una gran paradoja. África es uno de los continentes más ricos del mundo y los africanos son de la gente más pobre en el mundo. No es normal ser rico y pobre. Así que pienso que tan sólo necesitamos tiempo, porque no olvides esto: venimos de la esclavitud y la colonización y nacimos como nación en 1960, por lo que en la actualidad sólo llevamos cincuenta años como nación. Así que estamos escribiendo nuestra historia. Necesitamos tiempo y necesitamos despertar. Ese es el motivo por el que estoy construyendo escuelas: porque quiero enseñar el camino de la educación a los niños africanos. Porque sé que si despertamos, comprenderemos que no es normal ser rico y pobre. Trataremos de estar juntos y decir a babilonia u Occidente que deje de robarnos nuestros recursos. Pero tenemos que hacer esto juntos, todo África. Ese es el motivo por el que hablo de la unidad de África, porque debemos estar juntos y combatir. Quiero responder a tu pregunta diciendo que será posible algún día, tan sólo necesitamos tiempo. Necesitamos que el pueblo africano despierte. Si despertamos, si el 99% de la población africana puede algún día leer y escribir, eso cambiará un montón de cosas, porque dejaremos de aceptar que se apropien de nuestros recursos, aprenderán que no es normal ser rico y pobre.

Numerosos organismos internacionales han denunciado la violación sistemática de derechos humanos en Costa de Marfil, sirva como ejemplo la esclavitud infantil en el cultivo del cacao. ¿En qué medida y qué acciones concretas o proyectos estás llevando a cabo en tu país para terminar con esta situación de explotación de personas?

Pienso que combatir la esclavitud infantil o el trabajo infantil en la producción del cacao, es competencia del gobierno. Debemos detener eso, porque los niños deben ir sólo al colegio, no a trabajar. Lo único que puedo hacer es decirle al gobierno de Costa de Marfil que combata esto. Eso es lo que puedo hacer o puedo cantar una canción sobre ello, sobre el trabajo de los niños en la producción de cacao. Puedo hablar sobre ello en una entrevista en mi país para decirle al gobierno que haga algo para detenerlo o puedo cantar. Y eso es todo lo que puedo hacer, porque no soy ministro, ni presidente. Soy un artista, un artista político, pero sólo puedo cantar o hablar acerca de ello.

¿Intentarás introducirte en la batalla política como Fela Kuti hizo en el pasado?

No, no está en mis sueños, no responde a mi visión. Sólo sigo el camino que Bob Marley comenzó. Bob Marley nunca quiso ser presidente o ministro, sólo combatía con la música reggae y lo consiguió. Así que no quiero ser presidente, no quiero ser ministro, sólo quiero permanecer haciendo reggae y luchando por mi gente, luchando contra Babilonia, luchando por despertar a mi gente porque sé que todo cambiará en África cuando los africanos despierten. Durante tanto tiempo han estado sometidos a una situación de inferioridad. La esclavitud les puso en situación de inferioridad. Así que tenemos que hacerles despertar y transmitirles que son libres. Tenéis que despertar y haceros dueños de vuestro destino. Nadie cambiará África por vosotros. Si queréis mejorar África, tenéis que despertar para lograrlo. Esta es mi misión. Respeto mucho a Fela Kuti, él tenía su visión y yo tengo la mía. Mi visión está próxima a la de Bob Marley y la música reggae. Nuestra misión es la de despertar a la gente, decirles que se levanten, que despierten y luchen por sus derechos. Eso es lo que quiero hacer en mi vida.

En un país donde la mitad de la población es analfabeta y donde el francés se ha impuesto por parte de los colonizadores a idiomas autóctonos como el dioula, ¿te has encontrado con el hecho de que tu propia gente no entienda aquello sobre lo que estás cantando al no haber asistido a la escuela? ¿Cómo puede tu música contribuir a alfabetizar al pueblo marfileño?

Mi música está ayudando a la población marfileña. Mi música está ayudando a la población africana. Al final de todo lo que hacemos, construimos un colegio. Hemos edificado una escuela en Costa de Marfil, una en Burkina Faso, una en Mali y estamos tratando de construir una más en Costa de Marfil debido a su situación. La llamaremos “Reconsideration School” y en Marzo daré un gran concierto en Génova para construir una escuela en Guinea Conakry. Esto es lo que mi música hace para ayudar por alfabetizar mi país, porque sé que la educación cambiará África. No importa que aprendamos francés. No supone un problema. En mi país tenemos 62 lenguas, así que el único idioma que todos hablan es el francés. Si este idioma puede ayudarnos a hablar, no supone un problema o un obstáculo. Necesitamos ir a la escuela. Pienso que la educación despertará a África. La educación cambiará el destino de África. Estoy seguro, porque la gente de Babilonia debe saber que si somos inteligentes, si estamos preparados para hablar con ellos…si algún día la mayoría de los africanos saben leer y escribir, cambiará el destino de esta nación. Estoy convencido. Ese es el motivo por el que construyo escuelas: para mostrar el camino de la escuela a los jóvenes, para decirles “ve al colegio, así estudiarás y comprenderás lo que ocurre en el mundo, en el país”.

Te has afanado en criticar un concepto como la “marfilidad” (Ivorité) que se emplea como antagonismo de la sociedad integradora y mestiza en la que la diversidad es enriquecedora para las personas. ¿Por qué crees que se enarbola este concepto? ¿Consideras que el pueblo africano debe tomar conciencia de su historia para rechazar historias que otros pretenden imponerle?

¿Te refieres al concepto de “marfilidad”? Sabes, este concepto divide a nuestro país y lo incendia. Mi país fue construido entre todos: gente de Mali, gente de Guinea, gente de Burkina Faso, gente de Beni, Togo… La gente vino de diversas partes para ayudarnos a nosotros a construir nuestra nación. Cuando los políticos comenzaron a hablar acerca de este concepto, mi nación comenzó a tener problemas. Así que opino que debemos aparcar este concepto, debemos retomar la vieja política que invitaba a todo el mundo a que viniera para trabajar en Costa de Marfil porque necesitamos unidad en África hoy, así que todo político que divida al país, debe ser expulsado. La unidad de África es la única solución para el desarrollo de este continente. Desde un punto de vista económico, África es uno de los continentes más ricos. Todos los continentes necesitan a África. América necesita a África. Todos necesitan a África porque tenemos todo el campo que los países occidentales precisan para mantener su desarrollo. Así que si estamos unidos, si estamos juntos, seremos fuertes en esta batalla. Así que este concepto que llamamos ”marfilidad” en Costa de Marfil, no es bueno para mi país.

Con un país, Costa de Marfil, azotado por el SIDA, sometido por las multinacionales y los gobiernos extranjeros, con Laurent Gbagbo encarcelado y la población huyendo de las milicias de Alassane Ouattara en un contexto de guerra civil; ¿de qué modo puede un músico contribuir a despejar el futuro de su pueblo? ¿Hay esperanza para el pueblo marfileño?

Cuando el nuevo presidente, Alassane Ouattara, llegó al poder, tratamos de reconciliar al pueblo marfileño. Empleamos un año en ello, pidiendo a la gente que regresara al país, que estuviera unida y construyera nuestro país, pero algunos de los seguidores de Laurent Gbagbo no quisieron reconciliarse porque decían que Laurent Gbagbo debía estar libre. Pero no podemos construir una sociedad sin justicia. No es posible, porque antes de esta situación, teníamos una situación previa con alguna gente matando otra gente sin que nada se lo impidiera. El motivo por el que Laurent Gbagbo mataba gente -porque él fue el primero en comenzar estas matanzas- es porque rechazaba abandonar el poder tras las elecciones. Todo el mundo habló con él y él dijo “de acuerdo, los occidentales no tienen nada que decir sobre nuestra situación”. Pero la Unión Africana vino y le pidió que abandonara el poder y él dijo no. Todo el mundo le dijo “tú serás el responsable si la gente se muere, si se mata gente en este país”. Y él no escuchó a nadie. Así que pienso que el hecho de que Laurent Gbagbo se encuentre en prisión, es bueno para nuestra justicia. Así los restantes presidentes de África pueden comprobar que si matan, irán al menos un día a prisión. Si los presidentes ven que no son dioses, que podrían ir a prisión al menos un día, tendrán más cuidado de la gente. Esto es de lo que hablo. Sé que alguna gente del partido de Alassane Ouattara, del brazo militar, también asesina gente, pero quien lo comenzó fue Laurent Gbagbo al negarse a abandonar el poder. Así que considero que él tiene toda la responsabilidad de las matanzas de Costa de Marfil. Esta es mi opinión.

Otros de los aspectos que has señalado con el dedo acusador es el papel que han desempeñado las religiones monoteístas (musulmanes, cristianos) para dividir e impedir una coexistencia pacífica entre los distintos pueblos africanos. ¿Qué puede hacerse para remediar esta situación? ¿Cuál debe ser el rol de las creencias espirituales en el libre desarrollo de la sociedad africana?

No me gusta hablar sobre religión en África, porque la musulmana no es nuestra religión, el cristianismo no es nuestra religión. Somos africanos. Antes de que todas estas religiones vinieran a África, teníamos nuestra religión y nuestra primera religión era africana, porque el Islam o el cristianismo dividen. Debemos ser cautelosos con todo lo que divide nuestra nación. Pienso que lo que la gente debe hacer en mi país o en el resto de África es situarse por encima de la religión. Puesto que tenemos muchas lenguas, debemos situarnos por encima de las lenguas. Hablemos de desarrollo, de cómo obtener un trabajo o conseguir dinero. No me gusta hablar de religión, porque pienso que todas esas religiones no son nuestra religión. Yo soy musulmán por mi padre. Tengo educación musulmana por mi familia. Lo respeto, pero pienso que todas esas religiones no son nuestra religión.

Cantar para despertar conciencias señalando con el dedo a los responsables directos del desigual reparto de la riqueza en África, supongo que te habrá generado un gran rechazo por parte de dichas personas y habrás recibido múltiples amenazas y presiones para dejar de hacerlo, como cuando quemaron tu casa hace unos años. ¿Consideras que estás poniendo en peligro tu vida cada día por hacer lo que haces? ¿Tomas medidas para evitar que te ocurra lo que a Lucky Dube?

Sí, asumo riesgos cada día y pienso que es peligroso para mi vida, pero mi vida es para África, mi vida pertenece a esta lucha. Puesto que soy una voz autorizada en la actualidad, necesito prestar esta voz para la lucha por África. Así que estuve en el exilio durante cinco años y una vez el presidente de Senegal me comunicó que estaba vetado en Senegal, pero soy un guerrero, un guerrero del reggae y no quiero fallecer como Lucky Dube, no espero que me ocurra nada, pero pienso que debo llevar a cabo esta lucha. Debo hacerlo porque sé que África necesita esta lucha. África necesita a alguien que despierte a los africanos, porque nadie cambiará nuestra nación por nosotros. Así que mi misión es muy importante. Si he de morir por ello, estoy preparado. Estoy preparado porque sería una buena razón por la que hacerlo. Porque uso mi voz para un buen fin: para África. Esta gente sufre mucho: hemos sufrido la esclavitud, una gran colonización y hoy estamos nuevamente bajo la colonización, porque los gobiernos occidentales controlan nuestras riquezas. Mi misión con el reggae es la de despertar a la gente y decirles “nadie lo cambiará por nosotros. Si quieres que paren de robarnos nuestros recursos, debemos hacer algo”. Mi vida es muy importante, me gustaría vivir durante mucho tiempo con mis hijos y nietos, me gustaría ser viejo algún día y hablar sobre lo que hice cuando era joven, pero pienso que esta lucha debe ser llevada a cabo. Eso es por lo que lucho. Intento tener seguridad para no arriesgarme, pero es mi decisión. Pienso que esta lucha debe ser realizada, Bob Marley la comenzó en Jamaica e hizo infinidad de cosas por su país. Antes de Bob Marley, nadie conocía Jamaica. Hoy la gente habla de Jamaica debido al deporte y Usain Bolt, pero antes del deporte, el reggae hizo la promoción de Jamaica y se debe a la lucha de Bob Marley por su país. La lucha política también, porque los jamaicanos estaban divididos y Bob Marley trató de unirlos, de ponerlos juntos. Era una lucha importante y la hizo. Y yo trato tan sólo de seguir su camino. Pienso que esta lucha debe ser realizada y asumí el riesgo. Sé que es peligrosa para mí, pero como un niño africano, estoy orgulloso de serlo y debo luchar con mi música para despertar a la gente.

El principal emblema del reggae africano ha sido Alpha Blondy. ¿Cuál ha sido tu relación con Alpha Blondy  y de qué modo te ayudó él a abrirte paso en el mundo de la música? ¿Recuerdas algún consejo que te haya sido particularmente útil en tu carrera?

Mi relación con Alpha Blondy es buena en la actualidad. No era buena hace un tiempo, porque él era grande y yo estaba llegando, así que él estaba un poco asustado porque pensaba “oh! Está viniendo”. Es algo normal, natural. Nuestro problema era que teníamos opiniones distintas sobre la situación política en Costa de Marfil: Alpha Blondy apoyaba a Félix Houphouët-Boigny, a Laurent Gbagbo y yo me encontraba en la oposición. No en la oposición política, sino en mi oposición de todo presidente que llegara al poder. Esa era nuestra divergencia. En la actualidad no somos amigos, pero nos encontramos y estamos tratando de hacer algo en común. Hoy todo está bien. Alpha Blondy y yo hablamos por teléfono cuando necesitamos hacerlo. La última vez, cuando estaba en París hace un mes, Alpha Blondy me llamó y hablamos sobre una gran gira conjunta que organizaremos por Costa de Marfil para reconciliar a la gente. Es algo natural, es como en Jamaica, Bob Marley era amigo de Peter Tosh y Bunny Wailer y luego se dividieron. Es algo humano. Soy joven, Alpha Blondy es mayor que yo y él fue la cabeza visible del reggae africano durante mucho tiempo, 25 o 30 años y un buen día un joven apareció… Así que pienso que se trata sólo de eso y que debemos luchar juntos porque todos somos guerreros por África y debemos estar juntos y luchar y es lo que tratamos de hacer en la actualidad Alpha Blondy y yo.

¿Algún artista emergente que nos recomiendes dentro del territorio africano?

Sí, tenemos un montón de jóvenes artistas emergentes. En Guinea Conakry tienes a Takana Zion. En Burkina Faso tienes a Jah Verity. En Costa de Marfil tienes a Fadal Dey e Ismael Isaac. Un montón de jóvenes están viniendo. El problema es que vienen en un tiempo complicado, porque nadie vende cd´s, la piratería, los productores no quieren invertir dinero en ellos porque no obtienen dinero y si no obtienen dinero, no invierten. Así que éste es el problema en la actualidad. Lo que puedo decirte es que la nueva generación está preparada y si algún día somos viejos, los jóvenes continuarán la lucha y éste es nuestro sueño y nuestra esperanza. Es muy importante que esta lucha continúe. Lo que es interesante es que en la actualidad tienes una verdadera lucha del reggae en África, porque si escuchas el reggae jamaicano actual, no el viejo como U Roy o Burning Spear que continúan con el verdadero reggae, sino la nueva generación hace reggae comercial para ganar un Grammy en América. Todos quieren obtener un Grammy, así que tienen que hacer rap reggae, dancehall reggae. Así que si miras hoy a África, verás a la música reggae luchando por la población, al reggae luchando contra los políticos. Esto es por lo que el reggae comenzó en Jamaica con Bob Marley, Peter Tosh, Bunny Wailer. Quiero decirte que la nueva generación está lista. Está lista y está llegando.

Aparecido originalmente en Enlace Funk (www.enlacefunk.com)

Imágenes: Fernando F. Hevia (www.fernandohevia.com)

 

Comments Closed

2 Comments for this entry

Pingback: Reggae.es » Daddy U Roy. La perspectiva del deejay fundacional

carlos
8 Octubre, 2014
15:15

ohla macho que oasa